Se dice que vienen con un pan debajo del brazo pero la llegada de un bebé trae consigo, más bien y entre otras muchas cosas, la necesidad de acondicionar un espacio: la habitación del bebé.

Como cuando vas a amueblar cualquier estancia, lo primero que tienes en cuenta son las dimensiones. Pero en este caso, no sólo hay que mirar el tamaño. La funcionalidad de los muebles para el bebé y, sobre todo, su practicidad es determinante a la hora elegir.